Este blog fue diseñado por:

domingo, 14 de febrero de 2010

Cocina húngara


Fotos: Mercedes Monti para El tenedor rosa
La tarde del viernes estuve en la casa de Ildiko, de 88 años, húngara de nacimiento y argentina por adopción desde que llegó a nuestro país en la década del 50, tras haber vivido la guerra, posteriormente el bombardeo de Budapest, primero por los estadounidenses, y luego por los rusos, circunstancias que, según cuenta, están relatadas “tal cual” por su compatriota, el escritor Sándor Márai*, en la primera parte del libro Tierra, Tierra.
Mi visita tuvo como objetivo aprender algunas recetas de la cocina húngara, aunque ella dice que el único plato que se puede llamar realmente húngaro es el gulash. El resto de las recetas que trajo del viejo continente pertenecen a la cocina centroeuropea, pero no son específicas de ningún país. Casi todos los ingredientes que usaba en Hungría se pueden conseguir acá con facilidad, excepto la crema ácida, que reemplaza por queso blanco. Parece que el morrón tampoco es igual, pero el argentino sirve perfectamente.
La encontré leyendo Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar, en el balcón de su departamento de un sexto piso en Martínez, desde el que se puede ver el río. Me recibió encantada, con su duro acento, y enseguida nos adentramos en la cocina para preparar primero un pollo a la páprika, el condimento típico, y después, con la ayuda de una antigua batidora Kenwood, una torta que ella llama "Equilibrio", por la proporción de los ingredientes.



Pollo a la páprika:
2 pollos trozados
Aceite, cantidad necesaria
5 cebollas medianas picadas
1 morrón rojo picado
½ tomate picado
1 cucharada de pimentón (páprika) dulce
1 cucharada de pimentón (páprika) picante o ahumado, si prefieren
Sal y pimientas
1 pote chico de queso blanco
agua, cantidad necesaria


En una cacerola grande -o en dos medianas- colocar un poco de aceite y cocinar la cebolla hasta que se vuelva transparente, apenas dorada. Incorporar las presas de pollo y dorarlas un poco. Agregar el morrón y el tomate picados. Salpimentar, agregar la páprika y un poco de agua. Con una o dos tazas está bien. Revolver. Tapar la cacerola y dejar cocinar el pollo a fuego bajo. Cuando las presas estén cocidas (la foto es en este punto) agregar el queso blanco que forma la salsa. Servir con spätzles.
Si se prepara con anterioridad es mejor no agregar el queso blanco hasta último momento. Mejor es reservarlo para incorporarlo cuando la preparación vuelva a ser calentada para servir.



Torta Equilibrio:
200 grs. de azúcar
200 grs. de manteca
100 grs. de harina
100 grs. de maicena
8 huevos
4 duraznos o pelones cortados en gajos, o cerezas descarozadas


Encender el horno a fuego bajo. Batir la manteca con el azúcar hasta que quede bien cremosa. Agregar las yemas y batir un poco más. De a poco incorporar la harina tamizada junto con la maicena, y, finalmente, con mucho cuidado, las claras batidas a nieve. Esparcir la preparación en un molde para horno rectangular, de 25 por 35 centímetro, previamente enmantecado. Acomodar prolijamente la fruta por arriba. Cocinar hasta que la torta este dorada y al introducir un palillo en el centro este salga limpio.

*Yo leí de Márai dos libros que me gustaron mucho: El último encuentro y La mujer justa.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante y entrenido ademas de deliciosos
Muchas gracias por compartirlo

Ana dijo...

Ese pollo luce apetitoso jeje

Anónimo dijo...

Esa foto si no es la mejor que vi en mi vida, le pasa cerca. FELICITACIONES!

(hablo de la primera, la de la señora con la cuchara, INCREIBLE!!!)

Eulogia

Anónimo dijo...

Espectacular !!!

Andrea (Buksi) dijo...

Me encantó encontrar a la amiga de mi mamá en la página. Acredito que cocina muy bien, como la mayoría de los húngaros. Hagan las recetas, no tienen desperdicio!!!!!!
Andrea (Buksi)

Anónimo dijo...

hola

sin duda se lo merecía, pero marai no ganó el premio nobel de literatura

hermosa la página

abrazos de un librero

alejandro

Mercedes Monti dijo...

Hola Alejandro, estaba segura, pero siempre hay que chequear todo. Por suerte me avisaste. Muchas gracias,
mm

Gabi Manuli dijo...

Riquísimo! El pollo a la paprika es uno de mis platos preferidos :) Y lo del morrón es verdad, hay variedades similares en Argentina pero no saben igual, y después en Hungría hay millones de opciones más. Justo escribí de la paprika en mi blog sobre Budapest. Podés leerlo acá: http://enbudapest.blogspot.com/2010/01/todo-lo-que-usted-quizo-saber-sobre-la.html
Besos y muy bueno el blog!

Verónica Yattah dijo...

Qué adorable la mujer. Encantadora, me imagino.
Voy a hacer la receta del pollo, se ve muy sabroso y no tan difícil de hacer. La cocina de Europa del Este tiene una magia...
Saludos!

Anónimo dijo...

quisiera poder contactarme con la señora me interesa mucho la cocina hungara

guido con g dijo...

hola! el año pasado tuve la suerte de visitar hungria y vivir durante 20 dias en una casa de familia donde me enamore de sus costumbres!
esta nueva famila preparaba la leche o "tej" asida , por lo poco que entendi del hungaro eso es lo que para nosotros es como la leche cortada, y asi también preparaban el ypugrt que lo tomaban constantemente
te pego un link de una web donde encontré una forma de prepararla nunca la intente hacerla asi, quizá sea cuestión de intentar
http://cocina.comohacerpara.com/n1499/como-preparar-nata-o-crema-agria.html
aparte.. a nosotros nos contaron sobre otras 2 resetas muy originales de Hungría, los LANGO'S y el padliyan "" este ultimo originario de transilvania antiguamente parte de hungria
disculpa las molestias, pero cada vez que veo algo hungaro se me pone la piel de gallina

saludos
guido
si te interesan las resetas que te nombre escribime y te als envio
subiteamichango@gmail.com

Darío dijo...

Me encanta este plato desde la 1ra. vez que lo preparé.